15 ene. 2009

La Iglesia Quiere Recluir En Casa a Gays y Mujeres

Ennio Antonelli, presidente del Consejo de la Familia del Vaticano. Foto: Mónica González

La Iglesia católica “nunca da por perdida una lucha” y no dará un paso atrás en el concepto de familia y de matrimonio, por lo que los homosexuales deben quedarse sólo en el “ámbito privado y no salir al público”, y las mujeres no deben trabajar, porque menguan la educación de sus hijos, es decir, “menos pan y más caso”, señalaron los presidentes de los pontificios consejos de la Familia y de la Salud, Ennio Antonelli y Javier Lozano Barragán, respectivamente, en el sexto Encuentro Mundial de las Familias, en México.

En entrevistas por separado, los cardenales del Vaticano advirtieron que el actual sistema económico es responsable de la desintegración familiar, porque crea pobreza y obliga a las mujeres a trabajar y abandonar casi todo el día a sus hijos.

Ennio Antonelli sostuvo que “los homosexuales han existido siempre, pero la diferencia es que ahora se quiere poner la convivencia de los homosexuales al mismo nivel de la familia y confundirla con una de las tantas formas de convivencia que pueden existir”.

Otras formas de convivencia pueden permanecer en el “ámbito privado”, sostuvo.

Incluso, señaló: “podrían estar de acuerdo o no”, pero esas relaciones no deben mostrarse a nivel público, como es reconocida la familia.

A su vez, el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, quien se encuentra en Roma desde hace varios años al frente del dicasterio de la Salud, señaló que la Iglesia ve con preocupación que el modelo económico absorba a las familias y en particular a las madres que le dedican menos tiempo a la educación de sus hijos. “Yo diría cuatro palabras a ellas: menos pan, más caso”.

Sostuvo que el hecho de que trabajen los dos, marido y mujer, para ayudar en la economía familiar, mengua la educación.

Sobre la violencia intrafamiliar, Lozano Barragán señaló que esas actitudes son deplorables, pero descartó que la Iglesia sea responsable de no haber logrado penetrar en sus fieles para que éstos respeten la dignidad de las personas.

“Por desgracia todos somos pecadores; la jerarquía no tiene una ametralladora para ir a cada hogar y decirles: mira, si le pegas a tu mujer te mato ahorita”, sostuvo.

Fuente: www.milenio.com

Ahora resulta q la libertad no es tan libre ¬¬ El Sentido Comun ya no Es tan Comun!!!

es la peor nota q he visto en el año... q sige despues... mantar a los gays a un campo de concentracion y amarrar a las mujeres para q nunca mas salgan de casa

0 comentarios: