30 dic. 2008

Manual: Cómo ser Feo y Feliz

El Feo (o la fea) es la persona que, siendo juzgada por los estándares estéticos de una cultura en un momento histórico, no resulta beneficiada por dicho juicio y es condenada a una categoría que, algunos autores denominan Bichez; y otros los categorizan en: Bichos, Trichos o Cuatrichos, de acuerdo a su intensidad.

Ante esta situación, existen muchas opciones de soluciones que uno puede encontrar: O patalea contra el canon de belleza de la sociedad en la que está inmerso, o toma los naipes que le tocaron en suerte y los juega de la mejor manera posible.

Bien, ahora algunas leyes para los que, como yo, deciden no patalear sino jugar los naipes y cantar retruco con una sota de bastos.

1- Concientícese:
La suerte no ha estado de su lado y le tocó ser feo/fea. O le tocó nacer en un lugar o época en los que sus atributos no son particularmente bien considerados. No se preocupe, usted ya nació y le queda un largo trecho por delante; es más sano vivirlo sin broncas. Acepte su destino; mientras antes lo haga, más pronto podrá ser feliz.

2- No se preocupe: la belleza es relativa:
Si todos fuéramos lindos, ninguno lo sería; si todos fuéramos feos ninguno lo sería; si en todos lados lindo y feo fuera igual, no habría cosas exóticas que nos atraigan.
Si de repente todos pasáramos a ser diez veces más lindos que ahora, nadie notaría el cambio.
Al ser relativa, usted puede encontrar un tiempo, lugar, sector o cualidad en la que sentirse bello/a. Ubíquelo.

3- Sea simpático e inteligente:
Robar una sonrisa obtiene más resultados que un bíceps torneado.
Hacer a alguien pensar tracciona más que una espalda bien formada.
No digo que comenzará en ventaja contra el de bíceps torneado y espalda bien formada, pero podrá ser un más que digno rival si sabe utilizar sus fortalezas.

4- Sepa reírse de usted mismo/a:
Es una capacidad sumamente atractiva y que llama la atención; la posibilidad de no tomarse tan en serio a uno mismo.
Usted se relajará más y podrá ser más feliz; y como bonus, los demás también lo notarán.
No hay persona más atractiva que aquella feliz.
(Si tiene 6 brazos de más, por ejemplo, no se preocupe si escapa al canon de belleza, aprovéchelo a su favor)

5- No le haga caso al refrán:
Hay uno que reza: "Lo que Natura non da, Salamanca non presta!".
Ahora bien, díganme la verdad: Bajo qué canon de belleza el diablo, con su cola puntuda, todo rojote, cuernos, ojos amarillos, etcétera sería lindo: Bajo Ninguno! Y sin embargo es una figura que atrae a miles y millones, y no dudo que el colorado barbudo éste es un tipo feliz.
Ahora bien, Salamanca non presta, pero enseña. Aprenda a ser lo suficientemente diablito/a que seguro se volverá atractivo/a.

6- No reniegue:
Renegar sólo lo llevará a amargarse y retraerse. Disfrute la vida que eso automáticamente le subirá dos o tres puntos en cualquier bellezómetro.

7- Analice casos de éxito:
Recorra las calles y lo podrá ver. Cuántos hombres feos de la mano de mujeres bellas. Cuántas mujeres feas del brazo de agraciados muchachos? Muchos! Si ellos pudieron, por qué no usted!
En animarse está el primer paso.

8- Desarrolle un estilo propio:
Si usted logra un estilo propio, se sentirá más seguro y confiado en su propia piel. Básese en cosas que lo hagan sentir bien.
Peor que ser feo con estilo es ser invisible y promedio.

9- Alégrese de ser feo:
Sé que no es fácil esta línea de pensamiento. Pero de esta manera cuando apoye la cabeza en la almohada dormirá tranquilo y feliz, sin cuestionarse si ha llegado hasta donde está gracias a su talento o sólo por su físico.

10- En el último de los casos, cambie de cultura:
Si el concepto de belleza depende de la cultura. Cambie de cultura. Quién sabe si en otros lugares sus facciones, curvas, rectas sean consideradas proporciones perfectas.


por los alternativos feos y feas...

0 comentarios: