18 sept. 2008

Al Ðαяk.м.α. le Faltaban Tortrix!!!


Uno de los sabores Guatemaltecos que ha permanecido durante décadas es el Tortrix. La variada oferta de chucherías que hay en el mercado no ha desplazado el característico gusto de las pequeñas hojuelas de maíz que saben bien, ya sea combinadas con limón o como ingredientes de las recetas que se imprimen en los sobres.

Cuando René Menéndez Martínez, empresario que inventó este producto en la década de 1960; el guatemalteco se topó con un producto 100% de Guatemala. Desde ese momento, todos y todas mas de alguna vez hemos degustado de esta chuchería que sin dejar duda alguna, por su gran sabor y calidad, se ha convertido a nivel nacional, el producto más buscado.

Acá un cacho de historia, para descubrir e informarse de los famosos Tortrix!

René Menéndez Martínez había entrado en la industria de alimentos después de estar rodeado de personas que trabajaban acá en Guatemala con alimentos como por ejemplo en aquea época los chicles Peter Pan y papalinas Tip Top.

Hizo un viaje a Estados Unidos donde conoció a Isidoro Filler, quien le enseñó a hacer ricitos de queso y chicharrones.

De vuelta en Guatemala aplicó los conocimientos adquiridos. El siguiente paso fue fabricar un producto a base de maíz al que llamó Tortrix. Utilizó una mezcla de harinas y condimentos. El nombre se basa en la palabra inglesa trick (tricks, en plural), que significa truco y “tor” por las tortillas. En lugar de utilizar la palabra exacta sólo conservó el fonema de la primera y lo cambió a “trix”. La combinación significa trucos de tortilla.

Las primeras bolsitas circularon en 1962. Los consumidores iniciales fueron los niños de escuelas y colegios.

Menéndez Martínez creó la marca Filler’s en homenaje al hombre que le enseñó a producir este tipo de boquitas.

“Al principio, el producto se vendía con mucho esfuerzo, porque todo el mundo torteaba en su casa, eran otros hábitos”, comenta Francisco Menéndez Chiu, gerente de Conservas y Congelados Ya Está. “La mejor campaña que hizo fue regalarlo en las escuelas”, agrega Francisco Meléndez Chiu.

Toda una generación de estudiantes se fue acostumbrado al sabor del crujiente producto. Costaba dos centavos la bolsa para escolares y cinco la presentación para todo público. Sólo producía barbacoa y picante. “Todos llevamos Tortrix en la sangre, realmente fue una idea novedosa”, comenta Menéndez Chiu.

Todo un proceso esto de los Tortrix, pero sin duda alguna está muy bien establecido en mercados no sólamente de Guatemala, sino también en El Salvador y Honduras. Debemos de sentirnos orgullosos de este producto al estilo guatemalteco, con gran prestigio y claro con un sabor incomparable!











1 comentarios:

Yas. dijo...

Ps mucha Q orgullo del tortrix... Me gusta el de limon... Tortrix "Limon" ps es el mejor y se ve más chilero el empaque